Corona de la espiritualidad no puede ser conquistada. Siempre es otorgada, y se otorga en el alma, que es lo suficientemente brillante como para llevarla.